Eslogan en marca o producto

Cuantas veces te haz quedado repitiendo en tu mente la canción de un comercial que viste o escuchaste? Algunas veces muchos con ritmos pegajosos que hasta nos hacen bailar y cantar sin parar, esto se debe a estrategias creativas que implementan las empresas para quedar grabadas en la mente de sus consumidores o clientes potenciales, es una técnica antigua pero muy poderosa y efectiva.

Diversos estudios revelan que las personas tienden a recordar un producto si éste se asocia directamente con una frase memorable.

Un eslogan es una fórmula breve que se usa para resumir el discurso completo de una marca, una institución, un partido político, etcétera. De acuerdo con el diccionario Merriam Webster, el término inglés slogan proviene del gaélico escocés  sluagh-ghairm, que desde el siglo XIV significó “grito de guerra” , los antiguos ejércitos usaban sonidos para diferenciarse unos de los otros. Una de las funciones del eslogan es llamar la atención sobre uno o varios aspectos de un producto; pero la mas importante de ellas es enfatizar conceptos beneficiosos que la compañía desea que se asocien con la marca. En palabras de André Gide, un eslogan debe ser «una fórmula concisa, fácil de entender en razón de su brevedad y hábil para impresionar la mente». Es decir, se busca que la fórmula por si misma produzca un resultado con su alto poder de incitación.

Otra de las características de un buen eslogan es que sea muy pegajoso: existen muchos que la gente recuerda incluso décadas después de estar en desuso.

¿Qué características tiene un eslogan genial?

Según HowStuffWorks, un eslogan llamativo presenta todas las características siguiente o, al menos, gran parte de ellas:

Es fácil de recordar

Incluye un beneficio clave.

Distingue a la marca.

Transmite sentimientos positivos sobre la marca.

 

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *